FRATERNIDAD MARIANA MONFORTIANA

La FRATERNIDAD MARIANA MONFORTIANA
reúne a las personas que han hecho su consagración 
a Jesús por María
tras y en el espíritu de San Luis María de Montfort,
y que quieren vivir una unión de espiritualidad
con los Misioneros Monfortianos.

Para prepararse a esta Consagración
o informarse sobre la Fraternidad.

Dirigirse a:
Père Pierre Grosperrin
52 rue Beaunier
75014 - PARIS

Octubre 2017

El ROSARIO de la SEÑORA de MASSABIELLE

Padre Pierre Grosperrin, smm

Una respuesta del Padre Cabes, rector de los Santuarios, sobre el tema de Lourdes 2018, coincide con este comienzo de octubre, mes del Rosario. Eso nos recuerda lo que san Luis María, el ‘Padre con el gran rosario’ hacía cantar a la muchedumbre de sus misiones: “Por el Ave María toda gracia nos vendrá” Otro testimonio entre tantos otros, el de Bernardita en la 1ª aparición. Es su primer contacto con ‘Aquero’= Eso’ que nombrará más tarde: ‘la Señora’.
Cuando se descalzaba para cruzar el arroyuelo en busca de leña en la ‘: tute de los cerdos’ (= hueco, cobertizo bajo la roca): la Gruta de Massabielle, una ráfaga de viento le hizo levantar la cabeza para terminar viendo en el hueco de la roca una silueta luminosa:

¿Qué podía hacer esta Señora con su gran rosario?
Sin pensarlo, Bernardita nos cuenta su reflejo: “Puse mi mano en el bolsillo, y encontré el rosario. Quería santiguar-me… no pude llevar la mano a la frente. Se cayó. El sobre-cogimiento se amparó de mí con fuerza, mi mano tem-blaba… La visión se santiguó; Entonces intenté una segunda vez. Y pude… Me arrodille, y recé mi rosario con la presencia de esta hermosa dama.
La visión hacía correr los granos del suyo, pero no movía los labios.

Bernardita que re-petía en su dia-lecto: “Ruega por nosotros pecado-res”, se encontraba acompañada por la Dama que se nom-brará la INMACU-LADA CONCEPCIÓN Juntas, cada una a su manera, interce-dían dirigiéndose a nuestro Padre ce-lestial y a su Hijo, por nosotros po-bres pecadores.
En su ‘Secreto Ad-mirable del Santísi-mo Rosario’
Montfort nos des-cubre un tesoro: la fe que nos encamina hacia las riquezas del Rosario: “La fe es la única clave que permite entrar en todos los misterios de Jesús y de María, contenidos en el Santo Rosario… Es preciso que sea viva y animada por la caridad” (n° 35). Y el Padre Cabes de proponernos un acto de ofrenda: “para entrar con Bernardita en la luz del encuentro con la Dama que aparece en el hueco de la roca, en el hueco negro de nuestras vidas, en el fondo de nuestros callejones sin salida… Nos sonríe y nos hace señas para avanzar. Siempre bajo la señal de la Cruz”. A través nuestras obscuridades, Cristo Luz del mundo nos enriquece con la claridad de sus misterios. ¡Reuniéndonos así con Bernardita, avanzaremos hacia la Dama de la Roca para confiarle nuestra consagración!