Queremos saber más..............................................................................................................

¿A SANTO DE QUÉ?

Josele

De un tiempo a esta parte, se ha popularizado en poner en boca de los Santos cosas que jamás dijeron, o que, con el paso del tiempo, se han ido "diluyendo" o "resumiendo" en citas que fueran fáciles de recordar, para que se expandan lo más rápido posible ("Viralizar", que se llama a esto a día de hoy). A veces, se ha hecho con toda la buena intención del mundo, en otros casos (y últimamente lo estamos viendo de forma más descarada con lo que dice realmente el Papa Francisco, y lo que nos dicen que dice) se hace con intención de buscar el titular que mejor venda periódicos o haga ganar audiencias, sin importar si se desvirtúa el mensaje original.

¿Queréis ver unos ejemplos? Seguro que más de una vez habéis oído alguna de estas:

"Quien canta reza dos veces" (San Agustín): En realidad, no aparece en ninguno de sus escritos.
La historia de esta frase es la siguiente, San Agustín escribió el siguiente comentario al Salmo 72: "Pues aquel que canta alabanzas, no solo alaba, sino que también alaba con alegría; aquel que canta alabanzas, no solo canta, sino que también ama a quien le canta. En la alabanza hay una proclamación de reconocimiento, en la canción del amante hay amor..."
Esta frase fue evolucionando con el pasar de los siglos hasta convertirse en lo que hoy conocemos: "Quien canta reza dos veces".

"La misa es demasiado larga"
(San Juan Eudes). Pero ¿Cómo puede decir un santo semejante barbaridad?. En realidad, lo que este santo dijo fue: "Para ofrecer bien una Eucaristía, se necesitarían tres eternidades: una para prepararla, otra para celebrarla, y una tercera para dar gracias". ¿Puede ser que quien lo redujera a esta cita fuese alguien perezoso a quien no le agradara la idea de ir a misa? Por si acaso, San Josemaría Escrivá (No, no me he equivocado ni es una errata, se escribe así para distinguirle de otros con el mismo nombre) es más tajante al respecto: "La misa es larga, dices, y añado yo: porque tu amor es corto".
"No hay que darle tanta importancia a la Virgen María". Esta (perdón por la expresión) BURRADA, aunque alguna que otra vez la he oído por ahí, no han sabido decir qué Santo la dijo, por lo que eso ya nos da pistas sobre la fiabilidad de la misma y su procedencia. De hecho, los santos aman a María como lo que es: Madre de Dios e intercesora ante Él por nosotros. Fijaos qué dicen más bien de ella los Santos (y esto SÍ está documentado):
"Soy todo tuyo, ¡Oh, María! Y todo cuanto tengo, tuyo es" "A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace devoto de la Virgen María"(San Luis María Griñón de Monfort).
"María es dichosa también porque escuchó la palabra de Dios y la cumplió; llevó en su seno el cuerpo de Cristo, pero más aún, guardó en su mente la verdad de Cristo" (San Agustín de Hipona).
"Yo creo en Dios, pero no en la Iglesia". La frase de moda desde hace… ¿10, 20 años? Hay quien se la ha llegado a atribuir a San Francisco de Asís, o incluso a Lutero (que de santo, va a ser que no). Es más, San Francisco dijo lo siguiente: "Siempre obedientes y sujetos a los pies de la Santa Iglesia, firmes en la Fe católica, guardaremos la pobreza y la humildad, y el Evangelio de nuestro Señor, Jesucristo"
"La religión católica es el fundamento de la prosperidad de los estados, porque los súbditos no serán fieles a la autoridad civil si no son fieles primero a Dios" (San Juan Bosco).
¡En fin! Hay muchas más cosas que se dicen por ahí, y que se atribuyen a los Santos. Os recomendaría que, antes de creernos cualquier cosa que leamos y oigamos por ahí, investiguemos un poco sobre la veracidad de las mismas. A día de hoy, y gracias a internet, lo tenemos bien fácil. Y si somos más de la vieja escuela, estoy seguro que nuestros sacerdotes podrán echarnos una mano.