QUEREMOS SABER MAS.......................................................................................... QUEREMOS SABER MAS

DÍA DEL VOLUNTARIADO

Grupo de Voluntariado Red de
Entidades para el Desarrollo Solidario –
REDES

LA HUELLA DE ESPAÑA EN EL MUNDO (I) - INTRODUCCIÓN

Carlos Ramón

Cuando Gaby se decidió por primera vez a dedicar un verano de su vida a vivir una experiencia de voluntariado internacional, era consciente de que lo que le esperaba iba a ser irrepetible. El sólo hecho de poder salir del "privilegio" de haber nacido en un país "desarrollado" para enfrentarse cara a cara con realidades que había visto en la tele o en algún libro, era una oportunidad que no podía desaprovechar. El esfuerzo para llegar a hacer posible el sueño de viajar y hacerlo a una realidad difícil suponía un reto que a sus 22 años tocaba afrontar si verdaderamente soñaba con un mundo distinto.
Pere, acababa de terminar la carrera, y desde los 16 años había participado en una asociación de su barrio como entrenador y con el colegio en campos de trabajo social en una zona marginal de Zaragoza. Durante la etapa universitaria, los veranos que pudo, los dedicó a conocer proyectos de cooperación con la ONGD vinculada con su colegio. Había llegado el momento de dar un paso más y dedicar un año de su vida, antes de tratar de integrarse en el mundo laboral, a plantearse su futuro a partir de una experiencia de compromiso más continuado. En el fondo sabía que, aunque a sus padres les había dicho que se iba un año, la puerta a prolongar la estancia en una comunidad de la Amazonía Peruana estaba más que abierta.

Hacía ya cuatro años que Fernando venía dedicando sus vacaciones a viajar a África con distintas ONGD vinculadas con el mundo de la salud. Durante ese tiempo, junto con varios médicos con sus mismas inquietudes habían ido formando un equipo que cada vez iba demandando un proyecto más sólido para aportar sus conocimientos como profesionales para la promoción de la salud.
"Ya nada vuelve a ser lo mismo"
Ni para Gaby, ni para Pere, ni para Fernando nada volvió a ser lo mismo tras las experiencias que decidieron darse en un momento de sus vidas y que hicieron que su rumbo cambiase. Probablemente no estaba entre sus expectativas el cambio de visión y de comprensión del mundo que ganaron. Tampoco el sentido del compromiso que adquirieron, no sólo con aquellas realidades que marcaron ya de por vida su corazón, sino también otras de injusticia y desigualdad más cercanas a su cotidianidad.
Nos atreveríamos a afirmar que tanto Pere, Gaby y Fernando como las miles de personas que cada año viven experiencias de voluntariado internacional, experimentan la exigencia ética de vivir, a su vuelta, con otro estilo de vida y con un sentido colectivo que les lleva a participar socialmente como ciudadanos globales de una manera diferente.

España es una vieja y gran nación histórica sin cuyo concurso no se puede entender el mundo actual. Para lo bueno y para lo malo. Y digo esto, porque en muchos lugares del mundo está reflejado el paso de nuestros antepasados mediante la denominación española de ciudades y villas, la religión católica difundida por nuestros misioneros en todas esas expediciones, en los apellidos que tienen los habitantes de muchos países, y en la extensión del uso del español como lengua materna.
Si algo ha caracterizado a la conquista y colonización es que siempre se hizo con la Iglesia a bordo de las expediciones. Al finalizar la Reconquista, con la expulsión de los musulmanes, España siempre consideró como una obligación propia evangelizar los territorios que se incorporaban a la Corona. Esa convivencia no dejó de traer conflictos entre los conquistadores y los frailes pero mejoraron notablemente la organización y la legislación que se aplicaba en los nuevos territorios. Me refiero a las llamadas "Leyes de Indias", que se ocupaban de todos los asuntos y velaban en defensa del indio, cosa que no siempre conseguían.
Por otra parte, aquel espíritu aventurero hizo que España viera salir de su territorio a sus jóvenes más audaces y capaces, en un número importante que luego repercutiría en el futuro de su población con el tiempo y en su propia vitalidad.
Pero hablar de este tema no deja de ser controvertido. Muchos españoles se encuentran plenamente orgullosos de esa huella de España en el mundo,…otros solo ven lo malo. En cualquier caso, la manera en que voy a abordar este tema de la huella de España, donde por supuesto hubo luces y hubo sombras, es tomando los datos incontrovertibles, aquellos que son de por sí, que no dan lugar a interpretación ni a favor ni en contra: Por ejemplo, las ciudades de Los Ángeles y San Francisco, en la lejana California; y mucho más al Sur, Santiago de Chile ó Buenos Aires tienen todas origen español, el Océano Pacífico fue bautizado por españoles así como lo fueron también las Islas Filipinas (que deben su nombre a Felipe V, Rey de la España de entonces).
E igualmente se debe a España la hazaña de realizar la primera vuelta al mundo, mediante la expedición que inició en 1519 Fernando de Magallanes, con cinco barcos y doscientos treinta nueve tripulantes, y que Magallanes no pudo terminar, pues murió en un combate con indígenas en una isla del Pacífico. La expedición regresó finalmente a España tres años más tarde, al mando de Juan Sebastián Elcano, con solo un buque y 18 enflaquecidos supervivientes, tras más de tres años de penurias.
En ese viaje tenemos una muestra de cómo se realizó esa proyección española en el mundo, pues se hizo en una época anterior a la era industrial; es decir, a caballo, a pié y con barcos de vela, pasando innumerables penalidades como los inacabables viajes en barco, las interminables caminatas, la sed, la lluvia, las enfermedades, los mosquitos, las hostilidades de los nativos y tantas otras. Y andando o navegando hacia no se sabía donde, sin saber que se encontraría, si se podría volver, y si el agua y las provisiones que se llevaban serían suficientes. Y pasando años sin saber de España y la familia. ¿Pero que impulsaba a aquellos hombres a lanzarse a esas empresas? Dicen que era "el oro (hacer fortuna), la gloria y la evangelización", y yo presumo que probablemente lo sería en distintos grados cada uno, dependiendo de cada persona.
Y así llegaron hasta los confines de Chile por el Sur y hasta la Alta California por el Norte, y navegaron por los océanos Atlántico y Pacífico, e incluso el Índico.

Continuará…. [Próximo capítulo: El Descubrimiento].