Gente del barrio

ACOGIDA Y ENCUENTRO

Fuensanta

Nuestro hermano Salvador

Comunidad de Religiosas del Sagrado
Corazón de Jesús de Torrejón

Nos parece importante asomarnos a nuestro periódico parroquial para daros cuenta de nuestra actividad en este centro, en el que trabajan como voluntarios varios miembros de nuestra comunidad parroquial buscando siempre la dignidad y la integridad de cada una de las personas con las que intervenimos.

Las actividades que se desarrollan en el Centro son múltiples, todas ellas enfocadas a las necesidades de las personas en grave riesgo de exclusión social, prestando asistencia en los siguientes campos:
• Seguimiento y acompañamiento de las necesidades socio sanitarias, con acompañamiento a los centros de salud y hospitales.
• Coordinación con aseos básicos y suministro de ropa de urgencia.
• Servicio de peluquería.
• Consigna de documentación para las personas sin techo.
• Apoyo a las gestiones administrativas como: Tarjeta
Sanitaria, Pasaporte, DNI, NIE, empadronamiento, gestión de la documentación para ayudas económicas
• Orientación y apoyo a la inserción laboral, con acompañamiento personal.
• Inclusión social y familiar.
• Acompañamiento en el proceso de búsqueda y acceso
a algún tipo de alojamiento estable (vivienda, habitación, albergues, colaboración en la mudanza.
• Descanso y Ocio, en espacios y tiempos para que las
personas sin hogar puedan descansar y/o protegerse de las inclemencias climáticas.
• Actividades recreativas y de entretenimiento: Juegos de mesa, biblioteca, televisión, tertulias.
• Atención y seguimiento psicológico individual.

Después de haber tenido durante este año la posibilidad de acompañar a estas personas y ver de primera mano las necesidades que tienen, vemos que para lograr una verdadera inserción social e integral, no sólo es importante trabajar en las necesidades básicas de alimentación, ocio, higiene etc,. También hemos conocido el deterioro que se va tejiendo en la calle, con la pérdida de habilidades, destrezas, aptitudes, potencialidades de orden tanto físico, como mental y social, afectando diferentes parcelas de la vida cotidiana. Situaciones que para una persona que no ha vivido nunca en este escenario resulta algo normalizado e incuestionable como son, las relaciones con los amigos, la familia, el trabajo, el ocio etc, todo esto lo pierde por el hecho de vivir en la calle, topándose con la realidad de la exclusión en el mercado laboral, el deterioro de las redes familiares y sociales, la pérdida de recursos.
Es por todas estas situaciones que consideramos fundamental hacer una intervención más práctica que permita a las personas sin hogar recuperar sus habilidades y destrezas por medio de talleres pre laborales, actividades manuales en las que se puedan recuperar y potenciar esas capacidades deterioradas, fomentar el trabajo en equipo, su imaginación, el valor del compromiso, llegando a reconstruir la dignidad individual para lograr una inserción en el trabajo y en las relaciones sociales. El Centro va a ser complementado próximamente con este taller, para el que son necesarios voluntarios que den algunas horas semanales para enseñar habilidades en (arcilla, yeso, música, pintura…) un largo etc. creativo dinamizado siempre por la búsqueda de la dignidad y la integridad de cada una de las personas con las que intervenimos.
¿Quién se anima? El amor y predilecciones de Jesús llevan esta hoja de ruta.

Hoy tenemos funeral. En la Eucaristía de la tarde, es muy corriente encontrarnos con gente "no habitual" congregados por el recuerdo de algún familiar o amigo. Pero hoy hay algo diferente, es por nuestro hermano Salvador. Y ¿quién fue Salvador? Una biografía larga, llena de aciertos y desaciertos, cuesta abajo en un deterioro progresivo que fue minando su salud irremediablemente. Tenía familia, pero no se tenían… Qué triste acabar así la vida…

Pero Dios tenía otros planes para él. Una conjunción de búsquedas por parte de los servicios sociales, la trabajadora social del centro de acogida etc, y Salvador dio con sus huesos en el centro de cuidados paliativos de los Camilos de Tres Cantos. Cuidados médicos, físicos, afectivos, espirituales… Sentíamos que su dignidad de ser humano se ahondaba, se erguía, se reconstruía día a día…

Y hoy en la parroquia ha tenido un Nuestro hermano Salvador funeral precioso. Los habituales de la misa de 8 "le han hecho sitio" en la comunidad parroquial: los cantos más apropiados, la guitarra de Chema, y sobre todo congregados por "nuestro hermano Salvador". Como "deudos y parientes", varios voluntarios del Comedor Solidario y del local de Acogida y Encuentro, muchos usuarios, amigos suyos. Paqui, "usuaria", ha leído muy emocionada estas palabras ante de comenzar:

"Aunque vaya por un valle tenebroso,
no tengo miedo a nada porque tú estás conmigo,
tu voz y tu cayado me sostienen"

En los últimos días de la vida de Salvador, Dios hizo una historia de amor con él, lo cuidó y lo protegió del dolor, lo acompañó en sus últimos días cuidándolo y mimándolo, en cada detalle que necesitó para ser feliz al final de su vida, Dios se lo regaló, cubriendo con delicadeza y amparo cada necesidad que se le iba presentando, así una vez más Dios nos demostró que al desvalido lo cuida hasta el final de nuestras vidas.

Nunca dejó sus poesías, sus bromas, sus risas, sus banderillas, que nos acompañaron cada día, mañana y tarde, para alegrarnos la estancia en el comedor y la Acogida."

Hoy somos todos juntos la familia de Salvador, una familia ampliada encargada por Dios para cuidar a sus pequeños. Y este encargo lo asumimos con humildad y ternura…